Las radiografías dentales. ¿Son seguras?

las radiografías dentales Tonicollar

Las radiografías dentales son unas pruebas habituales en muchos tratamientos odontológicos. En la Clínica Dental Tonicollar disponemos de todo tipo de aparatología necesaria para una buena exploración.

La exposición a la radiación preocupa a muchas personas, lo que les lleva a preguntarse cuántas radiografías dentales se pueden hacer al año sin riesgos para la salud, pero esto se debe principalmente a un desconocimiento sobre el nivel de radiación que se puede considerar peligroso.

¿En qué consiste una radiografía dental?

Las radiografías dentales son imágenes de los dientes que el dentista usa para evaluar la salud bucal.

Estas radiografías se usan con bajos niveles de radiación para capturar imágenes del interior de los dientes y encías. Esto ayuda al odontólogo a identificar problemas, como caries, infecciones en el hueso o dientes impactados.

Las radiografías dentales son herramientas muy comunes y son tan importantes como las exploraciones intraorales.

Frecuencia

Lo habitual es realizar radiografías anualmente durante la revisión rutinaria para descartar la presencia de posibles anomalías o patologías.

Si se está siguiendo la evolución de un problema o de un tratamiento dental, lo normal es que esas radiografías se realicen con mayor frecuencia.

Factores que afectan a la frecuencia
Los factores que afectan la frecuencia con la que se hacen radiografías dentales pueden incluir:

  • la edad.
  • la salud bucal actual.
  • cualquier síntoma de enfermedad oral.
  • los antecedentes de enfermedad de las encías o caries.
  • Si se acude por primera vez a la clínica dental, probablemente se someterá a radiografías dentales para que el nuevo odontólogo pueda obtener una imagen clara de la situación y salud dental.

Los niños pueden necesitar radiografías dentales con más frecuencia que los adultos ya que se producen cambios más rápidamente y se debe controlar el crecimiento de los dientes permanentes.

Tipos de radiografía

En las clínicas se utilizan diferentes sistemas radiográficos según el tipo de información que se quiera obtener.
  • Radiografía ortopantomografía
    Se suele utilizar para obtener información anatómica general de la boca, principalmente en la primera cita para tener una visión general de la situación del paciente. Muestra el estado de las raíces y si hay algún diente impactado.
  • Cefalometría
    También denominada teleradiografía lateral de cráneo, no está considerada como prueba radiográfica.

Consiste en obtener información de las dimensiones del cráneo y mandíbula desde una vista lateral.

Esta modalidad se utiliza para identificar maloclusiones y planificar los tratamientos de ortodoncia.

  • Tomografía Axial Computerizada
    El TAC dental es la prueba más común en tratamientos de implantes. A través de los rayos X se muestra una imagen tridimensional completa de dientes y huesos.
  • Radiografía periapical
    Mediante la introducción de una placa dentro de la cavidad oral se consigue una imagen de la un diente completo (corona y raíz).

¿Son peligrosas las radiografías?

Si bien las radiografías dentales implican radiación, los niveles expuestos son tan bajos que se consideran seguros tanto para niños y como para adultos.

En el caso concreto de las radiografías dentales, al estar localizadas, el paciente recibe menos radiación que en las radiografías generales gracias a los elementos de protección.

Protección frente a la radiación

Actualmente es más habitual usar radiografías digitales en lugar de radiografías convencionales reveladas en placas, siendo los riesgos de exposición a la radiación aún más bajos.

Además se coloca un delantal de plomo sobre el pecho, abdomen y región pélvica para evitar cualquier exposición innecesaria a la radiación en los órganos vitales. También se puede usar un collarín plomado para proteger la tiroides.

Radiografías dentales durante el embarazo

El embarazo es una excepción a la regla. Las mujeres que están embarazadas o creen que pueden estarlo deben evitar todo tipo de radiografías ya que la radiación no se considera segura para los fetos en desarrollo.

Preparación para una prueba radiográfica

Las radiografías dentales no requieren preparación especial. El aparato de rayos X se coloca junto a la cabeza y el captador se coloca en el interior de la boca para tomar las radiografías a estudiar.

Cuando las imágenes están listas, al instante en el caso de las radiografías digitales, el odontólogo las revisará y verificará si hay anormalidades o patologías. Si aparecen problemas, como caries o quistes, discutirá las diferentes opciones de tratamiento necesario.